Wednesday, May 12, 2010

A Los Cuchumatanes: Poem by Juan Dieguez Olaverri

Yesterday, I received a couple of personal messages from Guatemalans living abroad, they truly touched my heart and I felt that instead of touring around, I should include in today's post this extraordinary poem, which addresses the nostalgic feelings that one experiments when thinking about our motherland while residing in faraway places.
Juan Dieguez Olaverri was born in Huehuetenango in 1813. Due to political persecution during the government of President Rafael Carrera, he lived exiled in Chiapas, Mexico, from where he used to watch the Cuchumatanes' highest peaks, which inspired him to write this beautiful poem.
Monument at the Mirador Juan Dieguez Olaverri in Los Cuchumatanes.
My sincere apologies to our travel companions who don't speak Spanish. I just couldn't translate it into English. For the rest of you who speak Spanish, I do hope you will enjoy it as is.

¡Oh cielo de mi Patria! ¡Oh caros horizontes!
¡Oh azules, altos montes; oídme desde allí!
La alma mía os saluda, cumbres de la alta Sierra,
murallas de esa tierra donde la luz yo vi!

Del sol desfalleciente a la última vislumbre,
vuestra elevada cumbre postrer asilo da;
cual débil esperanza allí se desvanece,
ya más y más fallece, y ya por fin se va.

En tanto que la sombra no embargue el firmamento,
hasta el postrer momento en vos me extasiaré;
que así como esta tarde, de brumas despejados,
tan limpios y azulados jamás os contemplé.

¡Cuán dulcemente triste mi mente se extasía,
oh cara Patria mía, en tu áspero confin!,
¡cual cruza el ancho espacio, ay Dios que me separa
de aquella tierra cara, de América el jardín!

En alas del deseo, por esa lontananza,
mi corazón se lanza hasta mi pobre hogar.
¡Oh, dulce madre mía, con cuanto amor te estrecho
contra el doliente pecho que destruyó el pesar!

¡Oh, vosotros que al mundo conmigo habéis venido,
dentro del mismo nido y por el mismo amor;
y por el mismo seno nutridos y abrigados,
con los mismos cuidados, arrullos y calor!

¡Amables compañeros, a quienes la alma infancia
en su risueña estancia jugando me enlazó
con lazo tal de flores, que ni por ser tan bello,
quitárnosle del cuello la suerte consiguió!

Entro en el nido amante, vuelvo al materno abrigo:
¡Oh cuánto pecho amigo yo siento palpitar,
en medio el grupo caro, que en tierno estrecho nudo
llorar tan sólo pudo, llorar y más llorar.

¡Oh cielo de mi Patria! ¡Oh caros horizontes!
¡Oh ya dormidos montes la noche ya os cubrió!:
adiós, oh mis amigos, dormid, dormid en calma,
que las brumas en la alma, ¡ay, ay! las llevo yo.

1 comment:

  1. rafaelfigueroaf@yahoo.comMay 12, 2010 at 11:27 PM

    GREAT JOB ERIN !!!!!
    THIS IS THE RIGHT PLACE TO HAVE A VIRTUAL TRIP TO GUATEMALA, I JUST LOVE IT!!! I WILL RECOMENDED TO EVERYBODY.
    PICTURES AND TEXTS ARE AWESOME.
    KEEP DOING IT !!!

    RAFAEL FIGUEROA FLORES
    GUATEMALA CITY-MONTREAL

    ReplyDelete

Thanks for your comments. I appreciate your feedback!